Gracias por dejarme formar parte de tu vida también en tu muerte

Puedes compartir en:

Gracias por dejarme formar parte de tu vida también en tu muerte

 

Gracias por dejarme formar parte de tu vida también en tu muerteOlvidamos lo que realmente nos hace felices, nos olvidamos de querernos a nosotras mismas, de querer a los que nos rodean, de decirles lo que los queremos, lo valiosos e importantes que son en nuestras vidas, lo feliz que nos hacen cada día…

Nos olvidamos de dar las gracias por cada día que estamos vivas, cada día que podemos compartir con nuestros hijos, con nuestra familia, con nuestros amigos, con la vida…

Hay momentos en los que dejamos pasar oportunidades que nunca volverán, son cómo el tren de la vida que pasa una vez por nuestra estación y no sabes cuando volverá a pasar de nuevo por esa estación…

Observo mi vida, cómo actúo, cómo me comporto en mi vida, mi día a día, observo la vida, su ciclo y su final… Esta vez me ha tocado de lleno y es duro saber que la vida de un ser querido se escapa entre mis manos, no puedo hacer nada, solo puedo estar y acompañar…

Pero no es suficiente para mi, siento una gran impotencia y frustración ante esta situación de no poder hacer más…

Ya hace casi dos meses desde que te fuiste, te sigo echando de menos, ha sido mi primer cumpleaños sin ti, serán las primeras navidades sin ti…

Cuando pienso en ti recuerdo una imagen tuya con un cariño muy especial, el día de mi boda. Ese día tu me llevaste de tu brazo y me acompañaste como un padre, un recuerdo que nunca olvidaré porque eso es lo que has sido para mi, un padre.

Tus últimos días no fueron fáciles para ti y tampoco para nosotras, fueron días en los que cada minuto que seguías vivo nos daba esperanzas, parecía una remontada y sin embargo era la mejoría de la muerte, eran menos minutos que nos quedaban para compartir contigo…

Poder estar contigo, abrazarte, besarte, cuidarte, estar a tu lado, tumbarme a tu lado y simplemente mirarte, estar contigo, darte la mano, decirte lo que sentía, acompañarte…

A veces la rabia, la impotencia y la frustración de no poder hacer nada por ti se apoderaban de mi, verte con la mirada en el vacío, sin brillo, sin ser tu, me dolía verte así tan frágil, tan vulnerable y sin poder hacer nada…

Tu decidiste con quién querías estar en el momento de tu muerte, el viaje que te llevaría más allá de la vida, a otra etapa, a otro lugar en el que te reunirías con tus padres, con tus hermanos, con mis niños…

Me siento llena de satisfacción haber formado parte de tu vida, de tus alegrías, de tus tristezas, de tus días buenos, de tus días malos, has dejado un vacío muy grande y siempre estarás presente entre nosotros…

Tu vida no ha sido nada fácil pero nos has enseñado mucho sin tu saberlo y de algún modo tu muerte ha hecho mella y ha cambiado algo, o quizás todo…

¡¡Que seas muy feliz allá donde estés!! ¡¡Nunca te olvidaremos!!

Gracias por dejarme formar parte de tu vida también en tu muerte

 

 

 

Un abrazo!!

 


Puedes compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Julia Bernal Arroyo.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Induscomp que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.