La vida y la muerte comparadas con una frágil vela

Puedes compartir en:

La vida y la muerte comparadas con una frágil vela…

 

La vida y la muerte comparadas con una frágil vela

 

Tienes en casa una preciosa vela hecha con mimo y esmero por unas manos cuidadosas y delicadas…

Una vela hecha con un material único, como cada uno de nosotros, especial en nuestra esencia más pura.

Enciendes tu preciosa vela, huele de maravilla y la dejas encendida, la observas…

Poco a poco la llama va consumiendo la mecha, la cera y con ella se lleva por delante esa vela tan bonita que tú estás observando…

La vida y la muerte comparadas con una frágil vela

Hay momentos en los que la llama crece y crece y parece que el fuego la va a devorar a toda velocidad, sin pausa…

Otras, sin embargo, la llama se hace tan pequeña tan pequeña, que parece que se va a apagar de un momento a otro y se detiene el tiempo por unos instantes…

Son como las pausas que a veces da la vida en los últimos momentos, hay una semejanza con esa vela que tenemos ante nuestros ojos.

Una vela que no podemos tocar, solo la podemos cuidar, vigilar su curso, sin poder hacer nada más que ser un mero espectador…

 

La vida y la muerte comparadas con una frágil vela…

 

Cuando ves que la persona guerrera, fuerte, que tu conociste es hoy un cuerpo débil, frágil que lucha cada segundo la batalla más complicada ante tus ojos, sin que tu puedas hacer nada…

Eso es lo que produce frustración, rabia, dolor, impotencia, de no poder hacer nada más que ESTAR.

Ver desde la quietud cómo se consume la frágil vela, igual que se consume la vida ante nosotros…

Sentirte atada de pies y manos ante una persona, ante un paciente, ante un ser querido…

Ves como su vida se consume poco a poco, la vida y la muerte comparadas con una frágil vela…

La vida se desvanece ante ti, se te escapa entre las manos sin poder hacer nada, solo esperar, tener paciencia…

En algunos de esos momentos solo puedes aliviar el dolor o la inquietud con medicación, mientras luchas con tus miedos e inseguridades… Sientes que de algún modo es un paso más y a la vez un paso menos para emprender su último viaje…

Ante la persona más importante de tu vida, ves día a día como se apaga su vida, sin poder hacer nada, solo ESTAR, SER…

Pero para ti eso no es suficiente, no te satisface, te gustaría poder hacer más, tener una varita mágica y poder hacer que todo fuera de otro modo, aliviar el dolor y el sufriemiento del otro y el tuyo propio…

 

Creemos o evitamos decir lo que ocurre y hablar de la muerte para que no sufran, pero ellos ya saben lo que ocurre.

Lo saben muchas veces, antes que nosotros y son ellos quienes nos ocultan la verdad para evitarnos ese sufrimiento.

Saben que van a morir, a veces están preparados para ello y otras necesitan algún tiempo más para hacer algo pendiente, una visita de última hora, una conversación, una despedida, un último adiós para dejar sus ciclos cerrados…

 

Como familiar, puedes dedicar ese tiempo de forma activa a hacer y decir todo aquello que sientes y no has sido capaz de decir todavía.

Darle todos los abrazos que nunca le diste, decirle los te quiero que olvidamos en el día a día así como las muestras de cariño…

Dar ese paseo especial que tanto le gustaba, aunque sea en su imaginación, recordando anécdotas… Hacer que esa persona se sienta única, cuidada, atendida y acompañada.

Con todo ello puedes evitar no sentirte mal en un futuro por lo que nunca llegaste a hacer en vida. Es una forma de vivir un duelo anticipado e ir transitando y aceptando la muerte de una forma consciente.

Tener recuerdos, momentos compartidos cuando ya no esté, objetos que atesorar, cuando esa persona ya no sea quien tú conociste tiempo atrás, porque se está consumiendo y ni su mirada ni su cuerpo son los que eran…

Todos esos recuerdos, momentos, objetos, son regalos que nos acompañarán siempre y serán pequeños tesoros de amor compartido que nos ayudarán a elaborar un duelo de forma positiva cuando mueren las personas que queremos.

La vida y la muerte comparadas con una frágil vela…

 

 

 

 

Un abrazo!!


Puedes compartir en:

Un comentario

  1. Pingback: Acompañamiento al final de la vida consciente y respetuoso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *