Quiero despertar y que esto solo sea un mal sueño

Puedes compartir en:

Quiero despertar y que esto solo sea un mal sueño

 

Quiero despertar y que esto solo sea un mal sueño

¿Cuántas veces te has dicho esto a ti misma?

                                 

¿Has sentido resonar esta frase en tu cabeza?

 

¿Cuántas veces has sentido la necesidad de despertar cuando en realidad estás despierta?

 

¡¡Quiero despertar y que esto solo sea un mal sueño!!

 

Una frase que muchas veces nos hemos repetido en silencio para nosotras mismas, o bien la hemos expresado en voz alta, o incluso, gritando con rabia y dolor…

En ocasiones la vida te golpea tan fuerte que tu primer pensamiento y sentimiento es: Quiero despertar y que esto sea un mal sueño…

 

Pero sin embargo, no lo es, no es un mal sueño, es real, lo que te ha ocurrido, lo que estás viviendo y lo que está causando dolor en ti, en tu entorno, en tu familia…

Es una situación o acontecimiento que hace que te quedes paralizada, que tu mundo se rompa en mil pedazos y no sepas por dónde salir, qué hacer, ni cómo reaccionar…

 

Hay situaciones en la vida que hacen que te repitas esta frase una y otra vez como un mantra: Quiero despertar y que esto solo sea un mal sueño, pero sin ser efectivo…

 

Es difícil tomar consciencia de algo para lo que no estás preparado, algo que piensas que no te puede estar pasando a ti, algo que nadie te ha enseñado que podía pasar y mucho menos te han preparado para poder afrontarlo…

Aunque no lo veamos o no tengamos conocimiento de ello, todos los días mueren bebés en el vientre de sus madres, bebés a través de los cuales había muchos sueños que se rompen en pedazos…

Bebés que eran muy deseados y esperados y sin embargo, no podrán ser abrazados, besados, acunados por sus mamás, papás, sus hermanos, su familia…

Bebés todos ellos, sin importar su tamaño,su peso, ni sus semanas de gestación…

Preciosos bebés, que serán recordados el resto de su vida y que ocuparán un lugar muy especial en el corazón de sus mamás, papás, hermanos, familia…

 

Socialmente igual no encuentres apoyo o no el esperado, ya que para muchas personas la pérdida de un bebé solo lo ven midiendo el dolor por las semanas de gestación en lugar de validar y respetar el dolor de los padres.

A veces los protocolos tampoco son los esperados y el dolor se hace más visible y palpable…

Que tu hijo muera de un día para otro es muy duro, es un momento en el que la vida y la muerte caminan juntas y en el cual solo te dices a ti misma: 

Quiero despertar y que esto solo sea un mal sueño,

pero cuando despiertas ves que si es real…

 

Afrontar un diagnóstico complicado a corto o medio plazo y saber que el fin es al muerte también es un momento con emociones y sensaciones a flor de piel, en los cuales te refugias en ti misma, en tu espacio vital, en ese lugar dónde te sientes a salvo de todo y te repites una y otra vez entre lagrimas: quiero despertar y que esto solo sea un mal sueño…

Se juntan tantos sentimientos y emociones que a veces no sabes cómo expresar, cómo afrontar y sólo quieres pasar página, mirar para otro lado e intentar vivir sin ese dolor latente y borrar ese día de tu vida para siempre…

 

A veces descubres que a tu alrededor tienes personas maravillosas en las que poder apoyarte si lo necesitas, las cuales te van a acompañar en tu dolor, te van a escuchar y van a ser un gran apoyo cuando te sientas preparada para hablar de tu dolor, para dejar que salga fuera y tu herida pueda sanar en paz…

En el camino encontrarás a otras personas que sienten tu mismo dolor en silencio, del que nunca han hablado, un dolor no compartido, un dolor poco reconocido…

Un fuerte abrazo desde la distancia a todas la madres, padres y familias que han tenido que enfrentarse a la muerte y despedir a sus bebés demasiado pronto…

 

 

 

 

Un abrazo!!

 


Puedes compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *